9 de julio de 2013

Polos, helados, paletas o popsicles de tarta de queso con fresas y frambuesa.



Ahora sí que estamos oficialmente en verano. Ya ni siquiera hace fresquito en la mañanas o durante las noches, y ha pasado exactamente lo mismo que pasa todos los años, y es que terminamos diciendo: que calor!!, hace mucho más calor que el año pasado, este verano esta siendo intenso y otras, así que esta vez hemos decidido no quejarnos y en cambio combatirlo y disfrutarlo al máximo. Si este año no tenéis vacaciones o estáis pensando en disfrutarlas más adelante, este post es para tí. Vete para la cocina y prepara unos riquísimos polos (tendremos más recetas de polos a lo largo del verano), ponte el bañador y disfruta de la piscina y de estas largas tardes. No hay nada mejor que salir de casa y tomar el fresquito,  sentarse en una sillita bien cómoda al lado de la piscina y desconectar. Esta receta la hemos visto aquí, un precioso blog con una fotos espectaculares, no os lo perdáis, lo hemos modificado un poquito pero podéis dejarlo tal cual :) esperamos que os guste.



Ingredientes:
  • 1 paquete de queso tipo philadelphia
  • 1/4 de taza de crema agria o sour cream
  • 1/3 taza de azúcar en polvo
  • 1/3 taza de leche
  • 3/4 taza de fresas y frambuesas congeladas o frescas
  • 12 galletas tipo digestive
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida


Procedimiento:
  1. Primero preparamos la crema agria o sour cream, para ello en un vaso de cristal vertemos 1/4 taza de nata para cocinar junto con unas gotas de limón (unas 10) y dejamos reposar unos 5 minutos.
  2. En el procesador de alimentos, colocamos el queso tipo philadelphia, la leche, la crema agria, el azúcar en polvo y batimos hasta formar una especie de crema.
  3. A continuación agregamos las fresas y las frambuesa y batimos. (podemos batir dejando trocitos o seguir batiendo hasta alcanzar una mezcla homogénea).
  4. Colocamos la mezcla en los moldes para polos.
  5. En el procesador de alimentos limpio colocamos las galletas y mezclamos hasta que se conviertan en boronitas. Una vez lista vertemos la mantequilla previamente derretida y mezclamos de nuevo hasta conseguir que todas las migas se impregnen de mantequilla y cojan un aspecto de arena húmeda.
  6. Una vez lista y con la ayuda de una cucharita, colocamos la galleta sobre la mezcla y presionamos ligeramente.
  7. Colocamos los palos y metemos en el congelador como mínimo 6 horas, aunque es preferible dejarlos un día entero.


1 de julio de 2013

Limonada rosa con lavanda (pink lemonade with lavender)



Sentimos mucho haber estado tan ausentes durante varios días pero hemos de confesar que este año ha sido una auténtica locura, estamos literalmente sumergidos en todos los detalles de la boda. Siempre escuchábamos eso de "casarte es una locura", y hemos llegado a la conclusión de que lo es. Hay noches en las que no paro de soñar con las flores, el peinado, los zapatos, ... y es que hasta en los sueños llevo el control de la boda en nuestra hoja de Excel.
Pero hemos decidido desconectar un poco y dedicar el fin de semana a esas cosas que nos llenan el corazón de felicidad. Hace unas semanas tuvimos unos invitados en casa y como hacía un poco de calor decidimos preparar una limonada con un toque diferente y descubrir qué pensaba nuestro público sobre ella. El resultado fue bastante acogedor, por lo que decidimos hacer un post sobre ello.
Nunca habíamos utilizado la lavanda para un refresco en frío y, a pesar de que al principio estábamos un poco escépticos, el resultado final fue toda una sorpresa. Basta con decir que he creado una especie de nueva adicción y ahora siempre quiero tener mi limonada fresquita en la nevera, o al menos mientras dure el verano.
No se sabe con certeza el origen de la limonada rosa, aunque algunos dicen que su inventor, Henry E. Sánchez, dejó caer por error unos caramelos de canela sobre su limonada y fueron éstos los que la tiñeron de rosa. Otras fuentes aseguran que en 1857 su inventor, Pete Conklin, utilizó el agua de un barreño que tenía dentro su leotardo rojo de equitación el cual había despintado un cierto color rosa y fue esa agua la que utilizó para preparar su limonada. Nosotros preferimos pensar que la primera versión es la verdadera, sin embargo hoy en día muchas marcas comerciales utilizan colorante artificial rojo en su preparación. Nosotros optamos por no utilizar colorantes artificiales siempre que se pueda evitar, y en este caso podemos sustituir ese colorante por unas gotas de zumo de frutos rojos, arándanos rojos, fresas, frambuesas e inclusivo el agua de la remolacha, que no afectaría su sabor ya que la dosis utilizada es muy pequeña.


Ingredientes para 2 litros:
  • 4 limones medianos
  • 1/4 taza de infusión de lavanda
  • 1 cucharada de zumo de frutos rojos
  • 150 g de azúcar + 150 g agua (para hacer un sirope)
  • 2 litros de agua

Preparación:
  1. En un cazo pequeño vertemos los 150g de azúcar junto con los 150g de agua y llevamos a ebullición para disolver el azúcar. Dejamos evaporar el agua ligeramente hasta que quede una consistencia de jarabe. Reservamos. 
  2. Para la infusión debemos colocar 2 o 3 cucharaditas de la parte morada en agua hirviendo y dejamos infusionar por 4 minutos. Colamos y reservamos.
  3. Partimos y exprimimos los limones y a continuación pasamos el zumo por un colador para aseguramos de que la limonada no quede turbia por la pulpa.
  4. Vertemos en una jarra el zumo de limón, el agua de la infusión, el jarabe y el agua restante y removemos hasta lograr que todos los ingredientes se incorporen.
  5. Ahora viene el paso más bonito, agregar el zumo de frutos rojos. En este punto debemos de tener cuidado ya que no queremos que nuestro refresco se tiña de rojo por lo que debemos agregarlo poco a poco hasta obtener la tonalidad deseada.
  6. Refrigeramos la limonada durante unas horas y servimos acompañada de hielo.

Paperblog