31 de mayo de 2013

Ensalada de quinoa con remolacha



Esta vez os traemos una de esas recetitas que nos transportan inmediatamente al verano, y es que ya falta poco para que lleguen esos largos días en los que nos apetece pasar muchas horas de paseo y poquitas en la cocina por lo que esta receta resulta ideal y rápida. También es perfecta para llevar a un picnic o como cena rápida. La quinoa la descubrimos hace unos años por pura curiosidad y para serles sinceros la primera vez que la cocinamos fue todo un fracaso. A pesar de que seguimos al pie de la letra la receta de la caja el resultado fue desastroso, el grano quedo duro, seco y sin sabor alguno, pero por alguna extraña razón predominaba en ella un sabor diferente el cual estábamos dispuestos a explorar. Así que después de muchas horas de investigación en varias páginas de internet encontramos la que creemos es la mejor manera de cocinar la quinoa, respetando al máximo su sabor y sus propiedades. Y desde ahí la seguimos utilizando muy a menudo. No tengáis miedo de probar esta delicia. Cada vez son más las personas que la están empezando a incluir en sus dietas.

Además, hoy nos ha llegado un mail que nos ha hecho mucha ilusión, animándonos a participar en el I Concurso de Cocina de Tiendeo "Recetas de temporada" así que no dudéis en visitar su página de Facebook aquí y votar vuestra receta favorita! Escogimos esta receta para el concurso ya que tanto es súper fresquita y con productos de temporada como son la remolacha y el pepino.



Ingredientes para 4 personas:
  • 1 taza de quinoa
  • 2 remolachas cocidas
  • 150 gramos de queso feta
  • 10 tomates cherry
  • 1 pepino pequeño
  • 2 limones
  • 1 manojo de cilantro
  • Aceite
  • Sal y pimienta




Procedimiento:
  1. Cocemos la quinoa, ver procedimiento aquí, una vez cocida retiramos del fuego y dejamos enfriar extendida sobre una bandeja o un plato.
  2. Cortamos la remolacha, los tomates y el pepino en cubitos pequeñitos o con la forma que más os guste y reservamos.
  3. En un bowl vertemos la quinoa y todos los ingredientes anteriores previamente cortados, junto con el cilantro y removemos ligeramente para que se incorporen.
  4. En un bowl pequeño exprimimos el zumo de dos limones, agregamos sal y pimienta al gusto y emulsionamos con aceite hasta conseguir una aderezo equilibrado.
  5. Por último agregamos el aderezo, desmigamos el queso feta y removemos cuidadosamente hasta que todos los ingredientes se encuentren cubiertos por el aderezo.
Nota: Si queremos que la quinoa de la ensalada se torne con un color mucho más lila, solo debemos agregar un chorrito del caldito que desprenden las remolachas. A nosotros nos encanta el resultado.



Con esta receta participo en el I Concurso de Cocina de Tiendeo "Recetas de temporada".


23 de mayo de 2013

Cottage pie


Definitivamente esta primavera nos está castigando...Vale, vale, quizá estemos exagerando un poquito pero no podemos ocultar que a estas alturas ya estamos un poco ansiosos de sol y calor. Estas últimas semanas han sido algo frías por Madrid, y es que hace dos semanas, cuando pensábamos que había llegado la primavera para quedarse y encantarnos con sus dulces y cálidos días, sucedió completamente lo contrario. Al finalizar el día nos encontramos tranquilamente en el sofá mirando las noticias cuando llega la única sección a la que realmente prestamos atención (seguro que a muchos de vosotros os pasa lo mismo), el "tiempo", y para colmo escuchamos esas predicciones que nos chafan el fin de semana y toda expectativa de verano. Entonces es cuando Iván salta con alguno de sus dichos populares "en abril, aguas mil" o "hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo" (ver sayo aquí), y yo lo miro con cara de "como digas alguno más te dejo de hablar el resto del día". Y es que vaya depresión hemos cogido con la vuelta del frío, pero bueno, para contrarrestarlo hemos hecho una comida muy propia de invierno, aunque para ser sinceros también nos apetecia un montón.

El cottage pie es una de esas comidas que los anglosajones suelen llamar "comfort food". Es algo así como una comida que cuando la pruebas tu estómago se pone en modo "carita feliz" =) y todos tus sentidos se sienten como en la casita de tu abuela, con ese sentimiento de calidez insuperable. Y es que estamos convencidos de que algunas comidas o sabores tienen ese poder, y cuando te pasa es simplemente maravilloso. Y es así como podemos describir nuestra receta de hoy, una comidita perfecta para el alma y para estos últimos días de frío.

La diferencia entre el cottage pie y el shepherd's pie es simplemente la carne que se use para prepararlo.  El primero se realiza con carne de ternera picada y el segundo con carne de cordero picada. Nosotros lo hemos hecho con carne de ternera porque fue la primera que encontramos en el supermercado, pero cualquiera de las dos variedades es deliciosa, solo tendríamos que cambiar una carne por la otra y listo! Todo solucionado.

Ambos platos son tradicionales británicos y muy famosos sobre todo en los pub's, donde suelen acompañarlo de una cerveza. Alrededor del mundo existen variantes en los que incluyen algunos vegetales y hasta huevo duro, pero lo cierto es que sea como sea las patatas y la carne forman un matrimonio perfecto!

Ingredientes (para 4 personas):
  • 4 patatas medianas
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Queso parmesano
  • 1 chorrito de leche (opcional)
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • Salsa worcestershire
  • Romero al gusto
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • 1/4 taza de vino tinto
  • 1/2 taza de caldo de pollo
  • 500g de carne de ternera picada
  • Sal
  • Pimienta
Procedimiento:
  1. Comenzamos rallando nuestros vegetales, la zanahoria, la cebolla y el ajo, reservamos.
  2. En una sartén con un poquito de aceite de oliva comenzamos a sofreír la carne, removiendo enérgicamente para evitar que suelte agua en exceso, y agregamos el romero y los vegetales  rallados y removemos hasta que se integren por completo.
  3. Seguidamente agregamos la pasta de tomate y algunas gotas de salsa worcestershire (al gusto) y seguimos removiendo un poco más hasta conseguir que todos los ingredientes formen una mezcla homogénea.
  4. Ahora agregamos el vino y dejamos que reduzca al máximo para luego agregar el caldo de pollo y volver a reducir. En caso de que quede muy caldoso podemos dejarlo reducir un poco más. Ajustamos de sal y pimienta y reservamos.
  5. Por otro lado pelamos y ponemos a cocer las patatas en abundante agua hirviendo.
  6. Cuando estén cocidas las machacamos en un bowl con la mantequilla, el queso parmesano y un chorrito de leche que también podríamos sustituir por un poco del agua donde se cocieron las patatas.
  7. Cuando el puré de patata haya enfriado un poco le agregamos el huevo y removemos hasta incorporar.
  8. Para montar el plato podemos utilizar un pyrex grande o varios recipientes individuales para horno. Para ello colocamos la mezcla de carne en el recipiente y extendemos. Encima de la carne agregaremos el puré de patatas extendiéndolo bien con una espátula.
  9. Rematamos con un poquito más de queso parmesano y los metemos al horno durante unos 20 minutos a 220ºC (428ºF).




13 de mayo de 2013

Mini tartaletas de mermelada



Como muchos de vosotros sabéis tenemos una especie de adicción a los programas de cocina que echan por la tele, sobre todo los ingleses y americanos. A pesar de que estos países no gozan de una comida conocida alrededor del mundo, podemos decir que sus formatos televisivos de cocina son impresionantes, llenos de alegría, ligereza y mucha luz. Siempre han logrado unos sets preciosos y un carisma de parte de sus presentadores que invitan a seguir mirándolos una vez tras otra.
Uno de nuestros programas favoritos desde hace mucho tiempo (se puede decir que casi rozando la adicción) se llama chopped y es un programa de la famosísima cadena estadounidense Food Network. Tiene un formato muy entretenido pero desgraciadamente no se pueden ver los episodios desde fuera de EE.UU., así que hemos buscado por todos los medios otro programa que nos entretenga y nos llene al verlo y hemos encontrado en la televisión inglesa un pequeño alivio. Nos gusta mucho 15-minute meals, el relativamente nuevo programa de Jamie Oliver y es que reúne todo lo que amamos los bloggers, carisma del presentador combinado con comida buena, saludable y súper fácil, ingredientes de calidad, los props más preciosos y, básicamente, la cocina de nuestros sueños (ver aquí) a que es preciosa? y a pesar de que sabemos que pertenece a un set de televisión, nos encantaría cocinar en ella. Además, seamos realistas, por más que veamos esas cocinas de las revistas, perfectas e impolutas, al final necesitamos algo práctico y creo que ellos lo han logrado transmitir a la perfección.
Bueno, después del tributo que le hemos hecho a Jamie, queremos hablar también de otra de otra chef que nos tiene encantados, ella es Lorraine Pascale, si no la habéis visto, no se a que estáis esperando...corred a la tele o al ordenador y vedla. Ella es fresca y vibrante con unas excelentes propuestas de cocina para cualquier ocasión. Y es así como después de enrollarnos más de la cuenta, comernos casi entero el coco que estamos merendando y escribir más de lo que está permitido para un post os contamos que de ella nació esta idea tan fácil y realmente rica. Sin más os dejamos con ella esperando que podáis hacer uso de estas mini delicias en cualquier ocasión :).


Ingredientes:
  • 229g harina
  • 110g mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de azúcar normal o moreno (nosotros le hicimos caso a Loraine y utilizamos moreno)
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal

Procedimiento:
  1. Para la masa, batiremos la mantequilla a temperatura ambiente junto con la harina y el azúcar y removeremos hasta conseguir una masa compacta.
  2. Envolvemos la masa con un plástico y llevamos al frigorífico durante unos 30 minutos, ya que necesitamos que este firme para poder la manipular.
  3. Una vez fría la masa la extendemos sobre un papel de horno con la ayuda de un rodillo hasta alcanzar un grosor de unos 2 o 3mm.
  4. Con la ayuda de un cortador, haremos círculos de aproximadamente 8cm de diámetro y los colocamos en una bandeja para cupcakes. Nosotros utilizamos para nuestra receta algo así pero si no tenéis una también se podrían hacer en ramekins o algo similar.
  5. Ahora hay que rellenar la tartaleta con la mermelada que más os guste. Rellenad aproximadamente con 1 cucharadita de mermelada porque si os pasáis se os puede salir de la tartaleta (y no es que nos haya pasado, ni mucho menos jeje).
  6. Para completar las tartaletas adornaremos con una estrella, corazón o lo que os apetezca, cortado de la misma masa de la base.
  7. Por último untaremos con un poco de huevo batido y al horno!
  8. Hornearemos a 180ºC (356ºF) durante unos 20 minutos.  

Paperblog