27 de junio de 2012

Angel Food Cake



Esta vez os traemos un capricho tanto para el verano como para el invierno, una tarta muy "sana" la cual, a diferencia de la mayoría de las tartas o bizcochos no contiene ningún ingrediente graso. Su nombre proviene de la textura airosa y ligera que posee. Es una verdadera comida de ángeles.
Para los que no habéis probado esta delicia os animamos a que lo preparéis, ya que con el primer bocado descubriréis no solo una textura diferente si no también un sabor muy ligero y especial.
Para realizarla lo ideal es utilizar el molde que venden específico para Angel Food Cake, ya que tiene la forma característica así como unas "patitas" que ayudarán a enfriar el bizcocho boca abajo.
Esperemos os guste nuestra aportación de la semana.


Ingredientes:
  • 12 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 1 taza (125g) de harina de repostería tamizada
  • 1 1/4 taza (280g) de azúcar
  • 1 1/2 cucharadita de cremor tártaro (cream of tartar)
  • 1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de extracto de ron (u otro, al gusto)
  • 1/4 cucharadita de sal

Procedimiento:
  1. Precalentamos el horno a 175º C (350º F).
  2. Batimos las claras junto con la sal y el cremor tártaro a velocidad media hasta que monten a punto de nieve.
  3. Subimos la velocidad de la batidora y vamos agregando el azúcar poco a poco hasta incorporarla por completo.
  4. Dejamos la batidora de lado e incorporamos cuidadosamente la harina y las esencias con la ayuda de una espátula de silicona, haciendo movimientos envolventes. Siempre poco a poco y sin batir en exceso.
  5. Vertemos la mezcla en el molde de angel food cake sin engrasar y extendemos bien con la espátula.
  6. Arrastramos suavemente un cuchillo sin punta por toda la mezcla para eliminar bolsas de aire que hayan podido quedar.
  7. Horneamos durante unos 45 minutos.
  8. Sacamos del horno e inmediatamente dejamos enfriar boca abajo.
  9. Una vez completamente frío, desmoldamos el bizcocho con la ayuda de un cuchillo.

18 de junio de 2012

Salmorejo con sandía


Ya estamos de veranito, y están haciendo unos días preciosos, así que como muchos de vosotros hemos salido de paseo y nos hemos encontrado unas fantásticas sandías llenas de sabor. No dudamos un segundo en comprar una y pensamos que uno de los mayores inconvenientes cuando compras una sandía entera es el espacio que ocupa en la nevera. Si bien es cierto, también venden las sandías partidas en mitades o cuartos, pero si la compráis entera tenemos la solución: el "salmorejo con sandía" es una forma de convertir una receta tradicional en un plato diferente y moderno utilizando fruta de temporada. Este salmorejo se hace exactamente igual que el que conocéis, solo que debemos reemplazar la mitad de los tomates por sandía y listo. A priori puede sonar una combinación algo extraña pero en cuanto la probéis notaréis la diferencia de inmediato, ya que es un poco más ligera y fresca, ideal para estas tardes calurosas.


Ingredientes:
  • 500g de tomates maduros troceados
  • 500g de sandía pelada y sin pepitas
  • 250g de miga de pan (del día anterior)
  • Medio diente de ajo (sin la hebra interior)
  • 30g de vinagre
  • 1 cucharada de sal
  • 150g de aceite de oliva
  • 10 hojas de albahaca
  • 2 huevos cocidos*
  • Jamón serrano troceado*
*Opcional, para decoración


Procedimiento:
  1. En el vaso de una licuadora o equivalente (Thermomix) ponemos el ajo y trituramos.
  2. A continuación agregamos los tomates, la sandía y la sal y batimos todo hasta que no queden trozos grandes.
  3. Agregamos ahora el vinagre y la miga de pan poco a poco y seguimos triturando a velocidad alta.
  4. Sin parar de triturar, agregamos el aceite de oliva poco a poco hasta conseguir incorporarlo todo.
  5. Por último agregamos la albahaca y ajustamos de sal.
  6. Una vez hecho el salmorejo llegó la hora de convertirlo en una crema suave. Para ello colamos utilizando un colador muy fino o un "chino". Con un poco de paciencia quedará cremoso y muy suave al paladar.
  7. Dejamos enfriar y presentamos acompañado de huevo cocido y jamón serrano muy picaditos.


11 de junio de 2012

American Pancakes


Hola a todos, después de varias semanas de ausencia hemos regresado y para celebrarlo hemos decido poner una receta muy facilita pero deliciosa. Después de unas horas de investigación dimos con la mejor receta de pancakes que hemos probado, son ligeritos y esponjosos, ideales para el desayuno o la merienda y se pueden combinar con todo tipo de frutas o siropes, incluso se pueden agregar alguno de estos ingredientes a la masa y darles un toque muy especial.

Los pancakes son pequeñas o medianas tortitas hechas a base de harina, leche y huevos que a diferencia de los crepes son ligeramente más gruesos y esponjosos. La receta que aquí os traemos es de origen estadounidense aunque existen muchas variaciones dependiendo del pais. Esperemos que esta receta haga de vuestros desayunos un momento muy especial.


Ingredientes (para 3 o 4 personas):
  • 1 taza (125g) de harina
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura (polvo de hornear)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza (240ml) de leche
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • Mantequilla para cocinarlos
  • Jarabe/sirope de arce para acompañar (maple syrup)

Procedimiento:
  1. Mezclar los ingredientes secos en un bowl.
  2. En otro bowl mezclar la leche, el huevo, la leche y al aceite.
  3. Poco a poco, agregamos los ingredientes secos a la mezcla líquida a la vez que batimos.
  4. Una vez hecha la mezcla, ponemos a calentar una sartén antiadherente a fuego medio-alto.
  5. Una vez caliente la sartén, agregamos una pizca de mantequilla y seguidamente vertemos la cantidad equivalente a unas 2 cucharadas de masa de pancakes.
  6. Dejamos sin mover hasta que empiecen a salir bastantes burbujas de la tortita. Ese será el momento de darle la vuelta.
  7. Cocinamos unos segundos por la otra cara y lista para comer.
  8. Una vez cocinadas, servir acompañadas de mantequilla y jarabe de arce.


Paperblog