5 de marzo de 2012

Coulant de chocolate


Hola hola!!! esta vez os traemos una receta donde el principal protagonista es el chocolate!! este delicioso pastelito cautivará paladares, es de simples ingredientes y fácil elaboración, aunque su cocción necesitará algo de mimo, pero si cuidamos algunos detalles lograremos un postre que sorprenderá. Su textura es algo crujiente por fuera, pero esponjoso y líquido por dentro. Se sirve en caliente y para los más golosos se puede acompañar de una bola de helado. Suena bien, no?


Ingredientes (para 2 personas):
  • 50 g de chocolate para fundir (más de 60% de cacao) 
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de harina
  • 50 g de mantequilla, más extra para engrasar los moldes
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • Cointreau u otro licor (opcional)*

Procedimiento:

  1. Precalentamos el horno a 160º C (320º F).
  2. Untamos con mantequilla 2 ramequines medianos u otro molde similar y espolvoreamos con cacao en polvo hasta cubrir la mantequilla. Retiramos el exceso de cacao y reservamos.
  3. Derretimos el chocolate junto con la mantequilla en un bowl sobre agua hirviendo, hasta tener una crema totalmente homogénea. Dejamos enfriar 5 o 10 minutos.
  4. En otro recipiente, y con la ayuda de una batidora de varillas eléctrica, batimos el huevo, la yema y el azúcar hasta que la mezcla se vuelva de color claro (unos 5 minutos).
  5. Dejamos la batidora y con la ayuda de una cuchara de madera o una espátula de silicona incorporamos el chocolate derretido junto con un poco de licor, si nos gusta.
  6. Tamizamos la harina y agregamos a la mezcla, incorporando poco a poco.
  7. Dividimos la mezcla enl os moldes y horneamos durante unos 15 minutos. Aquí es muy importante estar atentos al horno. El punto perfecto del coulant es cuando el exterior está cocinado y el interior líquido, pero sin que llegue a deformarse. El conseguir este punto viene con la práctica, ya que cada horno es distinto. Lo que nosotros hacemos es esperar a que cuaje la parte superior y unos 5 minutos después agitamos la bandeja para comprobar que no estén demasiado líquidos.
  8. Por último, desmoldamos con muchísimo cuidado y servimos acompañado de helado o frutas. Decoramos con azúcar glas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paperblog