5 de diciembre de 2011

Galletas de canela (Zimtsterne)


Como se acerca la época navideña aquí os traemos una deliciosa receta de galletitas de canela de origen alemán. A priori puede parecer una receta complicada, pero cuando os pongáis manos a la obra veréis que es todo lo contrario.

A nosotros nos llamó la atención sobre todo por los ingredientes, que son algo atípicos en las galletas de toda la vida, sin mantequilla ni harina,... pero con ingredientes navideños como son la almendra y la canela. 

Con la cantidad de esta receta salen unas 50 galletitas pequeñas, así que podéis aprovechar y regalar cajitas de galletas a vuestra familia o amigos.
Ojalá que os encanten como a nosotros y esperamos vuestros comentarios.


Ingredientes
  • 250g de almendras en polvo
  • 350g de azúcar glas
  • 3 claras de huevo
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de canela
  • Ralladura de un limón
Procedimiento
  1. Por un lado batimos las tres claras, junto con el zumo de limón, ligeramente sin que lleguen a montar. Después le agregamos el azúcar glas poco a poco (para no formar grumos) y seguimos batiendo hasta que quede una textura cremosa y espesa. Aproximadamente unos 7 minutos batiendo. No os asustéis si no os queda como merengue, de hecho la receta es más parecida a una glasa real que a un merengue. Reservar.
  2. Ahora mezclamos en otro recipiente la harina de almendra, la canela y la ralladura de limón. Remover para que todo se incorpore.
  3. Separamos una taza de la crema de huevo y azúcar para cubrir las galletas y añadimos el resto a la mezcla de almendra. Incorporamos con una espátula hasta que quede una masa homogénea y pegajosa. Metemos en el frigorífico durante 45 minutos.
  4. Una vez pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera y vertemos sobre una lámina de papel vegetal o encerado. Ponemos otra hoja de papel encima y, con la ayuda de un rodillo, estiramos hasta que tenga un grosor de algo menos de 1cm.
  5. Quitamos la hoja de papel superior y, con la ayuda de una espátula, extendemos la crema de huevo y azúcar que habíamos reservado anteriormente hasta dejar una capa uniforme. Dejar reposar en la encimera de la cocina, sin cubrir, durante 1 hora aproximadamente. 
  6. Llegó la hora de cortar las galletas. Para ello, escoge tus cortadores favoritos y mételos en un bol con agua muy muy fría... y a cortar! Humedeced el cortador con el agua fría después de cada corte y escurrid ligeramente. Colocamos las galletas cortadas sobre una bandeja con papel vegetal o sobre un SILPAT.
  7. Metemos al horno precalentado a 150ºC (300ºF) durante unos 10 o 12 minutos. Sacarlas antes de que se empiecen a dorar en la superficie. Una vez fuera, dejadlas reposar unos minutos antes de separarlas de la bandeja. No os preocupéis si parece que están blandas, es lo normal. Pasados unos minutos endurecerán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paperblog