28 de diciembre de 2011

Sopa de Cebolla


Y ya llegó la navidad, y con ella el frío y las ganas de estar calentitos en casa junto a los que queremos... o junto a la tele... o ambos.
La cuestión es que estéis con quien estéis y seáis cuantos seáis tenemos la solución para el frío... UNA SOPA DE CEBOLLA. A algunos posiblemente ya os encante... y otros puede que no la hayáis probado nunca... para éstos últimos solo deciros que cuando la probéis os enamoraréis profundamente.
No hay nada mejor que llegar a casa un día de frío y comerse una sopa de cebolla muuuuuy caliente con una rebanada de pan tostado encima y un poquito de queso fundido...
Y aquí está nuestra aportación personalizada contra el frío. Animaos que es facilísima. En menos de una hora la tenéis hecha...

Ingredientes:
  • 1 diente de ajo
  • 5 cebollas grandes
  • Caldo de pollo o verduras (o 1 pastilla)
  • 1/2 taza vino blanco
  • 6 tazas de agua
  • Tomillo
  • Romero
  • 1 hoja de laurel
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Queso emmental
  • Pan

Procedimiento:
  1. Picamos la cebolla en juliana y el ajo finito. Reservamos.
  2. En una olla ponemos un poco de mantequilla y aceite de oliva a calentar. Cuando esté caliente agregamos el ajo y la cebolla. Pochamos bien a fuego medio durante unos 15 o 20 minutos, con cuidado de no quemar la cebolla.
  3. Agregamos el vino blanco y subimos un poco el fuego para que se vaya evaporando el alcohol.
  4. Pasados unos 5 minutos, añadimos el tomillo, romero y laurel.
  5. Ponemos ahora el caldo o la pastilla, el agua, la sal y la pimienta. Dejamos que comience a hervir y cocinamos durante unos 20 minutos más.
  6. Ajustamos de sal y pimienta y la sopa estará lista para emplatar.
  7. Para servirla, se echa la sopa en un bowl individual, se le coloca una rebanada de pan encima y un poco de queso. Seguidamente se gratina para derretir el queso y listo!!!

13 de diciembre de 2011

Red Velvet Cake (Terciopelo Rojo)


Ya está muy cerca la navidad, y por eso le rendimos homenaje con esta preciosa tarta y os prometemos que os vais a enamorar de ella, tanto en aspecto como en sabor.
Es una muy buena opción para sorprender a vuestros familiares y amigos en la comida de Navidad.
Al igual que en la receta anterior os decíamos que podíais cambiar unos ingredientes por otros y variar cantidades... por favor, en esta receta no lo hagáis, o hacedlo con moderación ya que este tipo de postres necesitan una elaboración mucho más estricta para alcanzar el resultado que queremos.
Un ingrediente curioso que veréis en la receta es el "buttermilk" o suero de leche. Fuera de Estados Unidos puede ser difícil de conseguir en los supermercados por lo que nosotros lo hacemos casero a partir de leche entera, más abajo os contamos cómo.
Para dar ese característico color al bizcocho que identifica al Red Velvet utilizamos colorante rojo, preferiblemente líquido, pero curiosamente en los orígenes de esta receta, durante la primera mitad del siglo XX, dicho color se obtenía mediante una reacción química entre el suero de la leche y el cacao en polvo.

Ingredientes para el bizcocho:
  • 2 1/2 tazas (275 g) harina tamizada 
  • 1 1/2 tazas (300 g) azúcar
  • 1 taza (240 ml) buttermilk*
  • 2 huevos grandes
  • 1/2 taza (113 g) mantequilla sin sal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas (15 g) de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de colorante rojo líquido
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
Ingredientes para la crema:
  • 1 taza (230 g) queso tipo Philadelphia a temperatura ambiente
  • 1 taza (230 g) queso Mascarpone a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 taza (125 g) azúcar glas tamizada
  • 1 1/2 tazas de nata para montar muy fría
* Para el buttermilk, ponemos en un recipiente de cristal o cerámica, una taza y un poquito más de leche entera (unos 250 ml). Le agregamos una cucharada de zumo de limón (o vinagre) y mezclamos ligeramente. Reservamos durante unos 15 minutos y veremos como se empieza a "cortar" la leche, pareciéndose a un yogur. No os asustéis, es normal.


Procedimiento para el bizcocho:
  1. Precalentamos el horno a 175º C (350º F). Engrasamos el molde o los moldes con mantequilla y enharinamos. Reservamos.
  2. En un recipiente tamizamos conjuntamente la harina, la sal y el cacao en polvo. Reservamos.
  3. En otro recipiente batimos con una batidora de varillas (preferiblemente eléctrica) la mantequilla durante unos minutos hasta que esté cremosa. Añadimos el azúcar y batimos hasta que la mezcla esté esponjosa (unos 5 minutos).
  4. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien después de agregar cada uno. Echamos la vainilla y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea. Reservamos.
  5. Mezclamos el buttermilk que hicimos anteriormente con el colorante rojo y removemos bien.
  6. Ahora mezclaremos progresivamente los ingredientes secos con los húmedos, con la ayuda de la batidora de varillas. Para ello, agregamos a la mezcla de huevo-mantequilla la harina y el buttermilk coloreado, alternándolos.
  7. En un cuenco pequeño combinamos el vinagre y el bicarbonato sódico, veremos como empieza a burbujear. Rápidamente agregamos a nuestra mezcla y removemos bien.
  8. Vertemos la mezcla en el molde y metemos al horno durante una media hora o algo más. Este tiempo dependerá de la superficie y altura del molde. Sabremos que está listo cuando introduciendo un palillo de madera o un cuchillo, éste salga completamente limpio.
Procedimiento para la crema:
  1. En un cuenco agregamos el queso tipo Philadelphia y el queso Mascarpone y los batimos hasta que estén suaves. Si no tenéis queso mascarpone se puede utilizar el doble de cantidad de Philadelphia.
  2. Seguidamente agregamos el azúcar y la vainilla, y continuamos batiendo.
  3. Una vez la mezcla está homogénea agregamos la nata muy fria y batimos con la batidora de varillas hasta que monte. Si queréis que la crema os quede más consistente le agregamos menos nata.
* En caso de que la crema quedase muy líquida debemos agregar más azúcar glas, hasta conseguir la textura deseada.

Por último, montamos la tarta como más nos guste, cortando en 2, 3 o 4 capas y rellenando con la crema. Esperamos que tenga éxito este delicioso red velvet.



12 de diciembre de 2011

Tagliatelle con calabacín


Estamos de vuelta! Esperamos que hayáis pasado un buen fin de semana... Estamos a lunes, y para todas aquellas personas que no os apetezca preparar hoy una gran comida os traemos una receta bastante facilita pero muy rica, y además podéis hacerla con cualquier verdurita que haya sobrevivido al fin de semana!

Nosotros elegimos tagliatelle porque nos encanta, y creemos que le va bastante bien a este acompañamiento, pero podéis usar cualquier pasta. La que más os guste.
Esta receta es perfecta para vegetarianos y para aquellas personas que quieran cuidar su línea, ya que es una forma de cocinar la pasta bastante ligera.

Como dijimos antes, podéis añadir o sustituir algunos ingredientes. No tengáis miedo a probar nuevas combinaciones. Os aseguramos que os encantará. Las cantidades que os ponemos son aproximadamente para 3 personas.

Ingredientes:
  • 300g de tagliatelle
  • 1 calabacín
  • 2 cebolletas o 1 cebolla
  • 4 tomates
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 3/4 taza de vino blanco
  • 2 ramitas de tomillo
  • 2 ramitas de romero
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Procedimiento:
  1. Pelamos los tomates y les retiramos las semillas. Aquí podéis ver un vídeo que encontramos en youtube con un truco muy interesante para pelar los tomates en un momento. Cortamos los tomates, el calabacín y la cebolleta en trocitos pequeños y reservamos.
  2. Cortamos los ajos en láminas y sofreímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando empiecen a tomar color añadimos la cebolleta y rehogamos 5 minutos a fuego medio. 
  3. Pasado este tiempo, agregamos primero el calabacín y después de 3 minutos, añadimos el tomate, el azúcar y las hierbas, preferiblemente frescas y lavadas. Es importante que pongamos la verdura en este orden.
  4. Cocinamos durante otros 5 minutos y agregamos el vino, dejando que evapore su alcohol a fuego  alto.
  5. Mientras tanto cocemos la pasta en una olla con abundante agua con sal hirviendo. Tenemos que prestar especial atención al estado de cocción de la pasta. Hay que sacarla al dente, ya que luego la rehogaremos con la verdura y terminará su proceso de cocción.
  6. Escurrimos bien la pasta una vez cocida e incorporamos a la sartén que contiene las verduras. Salteamos durante un minuto aproximadamente.
  7. Por último servimos acompañando de queso parmesano rallado o en lascas. Que lo disfrutéis!

7 de diciembre de 2011

Pollo a la naranja


Hoy os traemos esta deliciosa receta de muslitos de pollo a la naranja con granada. Es una receta muy fácil y os podemos garantizar que no defraudará a vuestros invitados.

La cantidad que se indica en esta receta sirve para unas 4 personas, dependiendo del tamaño de los muslitos y del acompañamiento que le pongáis. Tenéis que tener en cuenta que los muslos reducen su tamaño considerablemente al cocinarlos. Nosotros decidimos acompañarlos con un simple arroz jazmín, ya que a pesar de ser aromatizado, tiene un sabor muy suave, asegurándonos así que no le robaría el protagonismo a nuestro plato estrella.

Si estáis organizando una cena de amigos y no queréis estar liados en la cocina hasta el momento en el que llegan los invitados, te recomendamos esta receta. Puede hacerse horas antes y poco antes de servir se agrega algo de miel junto con la granada a la salsa y se hierve unos minutos. Bon appétit!


Ingredientes:

  • 8 muslitos
  • 4 naranjas o 1 taza de zumo de naranja de bote
  • 1 taza de vino dulce
  • 3 cucharadas de miel
  • Perejil
  • 1 cebolla
  • 1 granada (pomegranate)
  • Aceite, sal y pimienta
  • Harina

Procedimiento
  1. Picamos finamente la cebolla y el perejil. Exprimimos las naranjas y rallamos la piel. Desgranamos la granada. Reservamos todo lo anterior.
  2. A continuación, salpimentamos los muslos de pollo los enharinamos. En una olla o sartén alta ponemos aceite a calentar y sofreímos.
  3. Cuando los muslos comiencen a dorarse, añadimos la ralladura de naranja y la cebolla. Rehogamos hasta que la cebolla comience a ablandarse.
  4. Añadimos una cucharadita de harina a la sartén junto con una pizca de perejil picado y el vino dulce. En este caso nosotros utilizamos vino de Oporto ya que nos encanta su sabor dulce, aunque podéis utilizar cualquier otro vino dulce. Seguimos cocinando a fuego medio para evaporar algo del alcohol del vino.
  5. Agregamos el zumo de naranja y dejamos cocer a fuego medio otros 25 minutos más. Si vemos que se queda muy seco, podemos añadir algo de agua. Una vez pasado este tiempo comprobamos el punto de sal de la salsa.
  6. Por último, cuando el pollo esté tierno, agregamos el resto del perejil picado, la miel, los granos de granada y unas rodajas de naranja. Dejamos cocinar 5 minutos más y a disfrutarlo!


5 de diciembre de 2011

Galletas de canela (Zimtsterne)


Como se acerca la época navideña aquí os traemos una deliciosa receta de galletitas de canela de origen alemán. A priori puede parecer una receta complicada, pero cuando os pongáis manos a la obra veréis que es todo lo contrario.

A nosotros nos llamó la atención sobre todo por los ingredientes, que son algo atípicos en las galletas de toda la vida, sin mantequilla ni harina,... pero con ingredientes navideños como son la almendra y la canela. 

Con la cantidad de esta receta salen unas 50 galletitas pequeñas, así que podéis aprovechar y regalar cajitas de galletas a vuestra familia o amigos.
Ojalá que os encanten como a nosotros y esperamos vuestros comentarios.


Ingredientes
  • 250g de almendras en polvo
  • 350g de azúcar glas
  • 3 claras de huevo
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de canela
  • Ralladura de un limón
Procedimiento
  1. Por un lado batimos las tres claras, junto con el zumo de limón, ligeramente sin que lleguen a montar. Después le agregamos el azúcar glas poco a poco (para no formar grumos) y seguimos batiendo hasta que quede una textura cremosa y espesa. Aproximadamente unos 7 minutos batiendo. No os asustéis si no os queda como merengue, de hecho la receta es más parecida a una glasa real que a un merengue. Reservar.
  2. Ahora mezclamos en otro recipiente la harina de almendra, la canela y la ralladura de limón. Remover para que todo se incorpore.
  3. Separamos una taza de la crema de huevo y azúcar para cubrir las galletas y añadimos el resto a la mezcla de almendra. Incorporamos con una espátula hasta que quede una masa homogénea y pegajosa. Metemos en el frigorífico durante 45 minutos.
  4. Una vez pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera y vertemos sobre una lámina de papel vegetal o encerado. Ponemos otra hoja de papel encima y, con la ayuda de un rodillo, estiramos hasta que tenga un grosor de algo menos de 1cm.
  5. Quitamos la hoja de papel superior y, con la ayuda de una espátula, extendemos la crema de huevo y azúcar que habíamos reservado anteriormente hasta dejar una capa uniforme. Dejar reposar en la encimera de la cocina, sin cubrir, durante 1 hora aproximadamente. 
  6. Llegó la hora de cortar las galletas. Para ello, escoge tus cortadores favoritos y mételos en un bol con agua muy muy fría... y a cortar! Humedeced el cortador con el agua fría después de cada corte y escurrid ligeramente. Colocamos las galletas cortadas sobre una bandeja con papel vegetal o sobre un SILPAT.
  7. Metemos al horno precalentado a 150ºC (300ºF) durante unos 10 o 12 minutos. Sacarlas antes de que se empiecen a dorar en la superficie. Una vez fuera, dejadlas reposar unos minutos antes de separarlas de la bandeja. No os preocupéis si parece que están blandas, es lo normal. Pasados unos minutos endurecerán.

Paperblog